Docenas de miles de millones para salvar a los bancos; nada para salvar a las personas

•septiembre 20, 2008 • 4 comentarios

Juan Torres López

El neoliberalismo dice no a la intervención menos cuando los necesitados son los ricos.

El Banco Central Europeo acaba de inyectar docenas de miles de millones de euros en los mercados para salvar a los bancos. Solo 70.000 millones en un solo día, y muchos más en los anteriores y siguientes. La Reserva Federal ha hecho exactamente igual: llegó a inyectar 50.000 millones de dólares en una jornada, y tamben otros muchos miles de millones de recursos públicos para hacerse cargo de las pérdidas de bancos en quiebra o para refinanciar a otros que están hasta el cuello como consecuencia de sus operaciones arriesgadísimas. Seguir leyendo ‘Docenas de miles de millones para salvar a los bancos; nada para salvar a las personas’

Anuncios

No volverán

•agosto 30, 2008 • Dejar un comentario

La revolución venezolana

Venezuela, 10 tópicos rotos

•agosto 6, 2008 • Dejar un comentario

Por  Gonzalo Sánchez Martínez

Desde que Chávez asumió el gobierno por acción democrática del pueblo, llevó a cabo políticas que daban la espalda a las grandes empresas. Éstas han ido creando poco a poco desde sus medios de información un decálogo de frases hechas, muy simples, -tanto que se olvidaron de añadirles argumentos-, que sus lectores han convertido en tópicos que sueltan sin pensárselo dos veces en cuanto oyen alguna palabra relacionada con “Chávez”.

El problema es que esa información está basada en medias verdades y en una manipulación tan violenta que sólo puede deberse a un interés lucrativo.
Este texto tiene por objetivo exponer y romper los tópicos creados, por la dignidad del pueblo venezolano.
Seguir leyendo ‘Venezuela, 10 tópicos rotos’

La Vivienda y Beatriz Corredor

•julio 23, 2008 • Dejar un comentario

Sucede un hecho llamativo respecto a la solución de problemas básicos. Normalmente existe una solución mucho más simple de lo que se hace creer, pero aún así se prefiere llevar a cabo la que en definitiva será más negativa para la mayoría, pero positiva para los que aún produciendo la crisis casi nunca la sienten, o bien son los últimos en sufrirla.

Ya conocemos los últimos casos de corrupción urbanística por parte de los ediles tanto del PP como del Psoe, en los cuales se recalifica terreno público a menor precio, a los amigos constructores, que debido a su colosal caridad deciden donar una comisión a los primeros. Gracias a esto se permite que cuenten con esas ciclópeas cantidades de terreno que se vendieron – sin consultar nadie- y que luego especulen con él como les plazca y establezcan el precio de la vivienda que consideren oportuno. Seguir leyendo ‘La Vivienda y Beatriz Corredor’

La dinámica de la globalización neoliberal

•julio 22, 2008 • Dejar un comentario

EDUARDO GALEANO

Muros

•julio 16, 2008 • Dejar un comentario
El Muro de Berlín era la noticia de cada día. De la mañana a la noche leíamos, veíamos, escuchábamos: el Muro de la Vergüenza, el Muro de la Infamia, la Cortina de Hierro…

Por fin, ese muro, que merecía caer, cayó. Pero otros muros han brotado, siguen brotando,en el mundo, y aunque son mucho más grandes que el de Berlín, de ellos se habla poco o nada.

Puedes pulsar más abajo en ‘Leer más’ para acceder al vídeo. Seguir leyendo ‘Muros’

La función del lector/2

•julio 13, 2008 • 6 comentarios

Era el medio siglo de la muerte de César Vallejo, y hubo celebraciones. En España, Julio Vélez organizó conferencias, seminarios, ediciones y una exposición que ofrecía imágenes del poeta, su tierra, su tiempo y su gente.

Pero en esos días Julio Vélez conoció a José Manuel Castañon; y entonces todo homenaje le resultó enano.

José Manuel Castañón había sido capitán en la guerra española. Peleando por Franco había perdido una mano y había ganado algunas medallas.

Una noche, poco después de la guerra, el capitán descubrió por casualidad, un libro prohibido. Se asomó, leyó un verso, leyó dos versos y ya no pudo desprenderse. El capitán Castañón, héroe del ejército vencedor, pasó toda la noche en vela, atrapado, leyendo y releyendo a César Vallejo, poeta de los vencidos. Y al amanecer de esa noche, renunció al ejército y se negó a cobrar ni una peseta más del gobierno de Franco.

Después, lo metieron preso: y se fue al exilio.

Eduardo Galeano. El Libro de los Abrazos.